Ampliación de refinería de Valle Hermoso no resuelve déficit de diésel Reviewed by Momizat on . La ampliación de la capacidad de refinación de la Refinería Gualberto Villarroel incrementará la producción de gasolina a partir de 2016, cuando se concluya un La ampliación de la capacidad de refinación de la Refinería Gualberto Villarroel incrementará la producción de gasolina a partir de 2016, cuando se concluya un Rating: 0
Usted esta en:Home » Economía»Ampliación de refinería de Valle Hermoso no resuelve déficit de diésel

Ampliación de refinería de Valle Hermoso no resuelve déficit de diésel

Ampliación de refinería de Valle Hermoso no resuelve déficit de diésel

La ampliación de la capacidad de refinación de la Refinería Gualberto Villarroel incrementará la producción de gasolina a partir de 2016, cuando se concluya un proyecto en actual ejecución que busca acabar con la importación; pero no resolverá la necesidad de importar diésel oil debido a que no hay el crudo necesario para lograr la autosuficiencia en ese combustible.

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) construye una nueva planta en la refinería de Valle Hermoso cuya entrega está prevista para septiembre de este año. Según los datos brindados por el gerente general de YPFB Refinación, Guillermo Achá, la unidad de crudo tiene una inversión de 93,6 millones de dólares. Una vez concluida, tendrá una capacidad de procesamiento de 12.500 barriles diarios de petróleo (BDP) crudo de 59° a 61° API (American Petroleum Institute) con lo que se prevé contar con mayor producción de diésel oil  con un volumen aproximado de 20 millones de litros por mes; 63 toneladas métricas (TM) diarias de gas licuado de petróleo y volúmenes adicionales de gasolina media que serán procesados en la nueva unidad de reformación catalítica (en ejecución) con los que a partir de 2016 se podrá entregar 34 millones de litros de gasolina especial por mes, “garantizando el autoabastecimiento y finalizando el periodo de importación de gasolina”, según información de YPFB.

Según datos del especialista, Hugo del Granado, Bolivia sólo produce 50 por ciento del diésel que consume, el restante 50 por ciento es importado. El diésel no sólo se usa para vehículos de transporte de carga y pasajeros, sino también para la maquinaria agrícola y en la actividad avícola, entre otras.

El especialista en hidrocarburos, Bernardo Prado, señala que el país está logrando la independencia en GLP a partir de la producción de la planta separadora de líquidos de Río Grande y, aparentemente, de ampliarse las metas de producción e incrementarse la capacidad de refinación, todo indica que se podría dejar de importar gasolina. Pero explica que es algo que requiere “sincronía” pues para aumentar la capacidad de refinación es preciso contar con mayor capacidad de transporte y, sobre todo, elevar la producción para garantizar la materia prima, lo que hace imprescindible mayor actividad exploratoria y de explotación.

Achá informa que la materia prima llegará de los campos del sur a través de un oleoducto que va hasta Santa Cruz y desde donde llegará a la planta de Valle Hermoso, por lo que está garantizada. Del Granado explica que el crudo boliviano no tiene la suficiente cantidad de materiales “pesados” para producir un diésel que tenga la calidad necesaria para abastecer el mercado interno. Considera que no hay el crudo necesario para ser autosuficientes en diésel ni en gasolina pues se necesita procesar crudo de menos de 50° API de viscosidad, una característica que tiene el petróleo extranjero.

valle2El exgerente de industrialización de YPFB, Saúl Escalera, comenta que la nueva planta tiene como objetivo producir gasolina de alto octanaje, que actualmente se importa. La gasolina a partir del crudo boliviano, obtenida en la nueva planta, será mejorada a partir de un proceso denominado platforming para elevar su octanaje con la introducción de aditivos, con lo que se hace posible la anunciada autosuficiencia en el abastecimiento.

Pero coincide con del Granado en que Bolivia no tiene pozos de crudo pesado. “No tenemos para sacar diésel, por eso tenemos déficit e importamos”, señala.

Escalera afirma que para producir diésel se necesita crudo de unos 20° a 22° API, más pesado que el de Bolivia. “La única forma sería importar el petróleo pesado, como el de Venezuela que aunque tiene mucho azufre, tiene la viscosidad necesaria; pero no tiene sentido porque supone seguir importando”, explica y añade que hay ciertos campos entre Tarija y Santa Cruz que producen crudo pesado, pero son campos antiguos y, por lo tanto, ya casi exhaustos, por lo que no cree que puedan abastecer una planta de las características con las que se construye en Valle Hermoso.

“Algo de diésel saldrá (de la nueva planta); pero no como para abastecer al mercado interno”, afirma.

Según el Plan de Inversiones 2010-2016 realizado por YPFB en 2009, las proyecciones calculaban que desde 2013 se dispondría de combustibles incluso para exportar, pero sólo después de la importación de petróleo crudo para procesarlo en refinerías.

Los datos de YPFB también proyectaban que hasta 2014 el consumo de diésel subiría a 31.200 BDP y la oferta crecería a 20.700 BDP con lo que el déficit para este año sería de 34 por ciento. Para 2015, la demanda calculada es de 33.500 BDP. (Fuente: Los Tiempos)

Escribir comentario


ocho − 2 =

© 2014 El Montículo, Desarrollado por Tein

Scroll to top